Desesperada búsqueda de un nene de 3 años conmueve a Tucumán

Nada se sabe desde el domingo de Brian Exequiel Galván. En Banda del Río Salí trabajan policías y bomberos.
Los vecinos de La Milagrosa, de la ciudad de Banda del Río Salí, en Tucumán, sólo ruegan hacer honor al nombre del barrio: que ocurra un milagro y Brian Exequiel Galván, de 3 años, aparezca sano y salvo. Las horas pasan y la desesperación crece.
Al chiquito lo buscan desde el domingo por la tarde familiares, amigos, lugareños, policías y bomberos; a pie, en lancha y en helicóptero, y hasta con un dron. Las hipótesis van desde una caso de trata de personas hasta que el nene se haya caído al torrentoso río Salí; la última es la más fuerte.
Según consta en la denuncia que hizo Olga, la abuela que tiene a cargo a Brian, el domingo cerca de las 17 el nene estaba andando en su bicicleta azul en la vereda cuando se fue a jugar a la casa de un vecinito de 5 años, que queda a una cuadra. Nunca regresó.
«A los 15 minutos, aproximadamente de la llegada de Brian a lo de su vecinito, la mamá del nene con el que estaba jugando, Malena, le dijo que tenía que irse porque ellos se iban», dice en la denuncia. Por lo que le dijeron al chiquito que debía volver a su casa.
«Esta señora Malena manifestó que, al salir de su casa, Brian todavía estaba en la vereda», es lo que cuenta Olga en la denuncia y agrega que, cerca de las 18, su pareja fue a buscarlo y no lo encontró.
Luego, el hombre fue hasta lo de su cuñada Verónica, que vive cerca de los márgenes del Rio Salí y en los fondos de la propiedad de la familia donde había estado jugando Brian. «Encontraron tirada en el suelo la bicicleta color azul de mi nieto», relató la abuela a la Policía.
Brian había desaparecido. Y todos salieron a buscarlo. Ningún vecino del barrio La Milagrosa dijo ver qué le pasó.
Vestido con un pantalón rojo con lunares blancos y calzado negro tipo «crocs», Brian tiene el pelo castaño ondulado y un lunar en la parte baja de la espalda.
Por ello, la Justicia decidió aplicar el protocolo para casos de trata de personas, mientras se realizan rastrillajes en la zona, ya que los Galván viven muy cerca del río Salí, de gran caudal.
La búsqueda se hace por tierra, por aire y por el río.

Indignación
En el barrio La Milagrosa el domingo hubo bronca. Una tía de Brian asegura, según el portal El Tucumano, que los agentes llegaron pasadas las 23.
Por ello, indignados, vecinos y familiares hicieron un piquete, quemaron gomas en el puente de San Cayetano y en el Lucas Córdoba para exigir una rápida intervención de las autoridades en la búsqueda del chiquito.
Mientras tanto y ya de noche, buscaron al nene con linternas sobre las márgenes del río.

Fuente: Diario Cuyo.-

Comentarios