Cipolini declaró Patrimonio Histórico de la Ciudad a la emblemática vivienda y local comercial de la familia Pellizzari

“Realmente queríamos hacer este acto por haber mantenido este edificio emblemático del  año 1920. Fue una década fundacional de nuestra ciudad donde Sáenz Peña había dejado de ser una pequeña aldea para empezar a formar un pueblo lleno de vecinos entusiastas, laboriosos y  trabajadores. Hoy agradezco a esta familia que nos haya permitido a los sáenzpeñenses que podamos tener una idea concreta y real de un edificio que vistió distinguidamente esta cuadra que se ha conservado tan bien, que la Municipalidad al otorgarle la protección patrimonial histórica ha intervenido para que se haya rejuvenecido y que tenga este aspecto tan lindo y bonito que distingue a la cuadra”, expresó el intendente Gerardo Cipolini, en el  descubrimiento de placa declarando como Patrimonio Histórico de la Ciudad a la emblemática  vivienda familiar y local comercial ubicada en calle 13 entre 10 y 12 del Centro, que fue construida por Geodone Andreatta.

En un emotivo acto protocolar, el Intendente estuvo acompañado por el presidente del Concejo Deliberante, Pedro Egea; la Secretaria de Cultura y Educación Ciudadana, Alicia Gaña;  Ángela Polich, actual propietaria de la vivienda; Ramón Pellizzari;  funcionarios municipales, Concejales y demás miembros de la familia Pellizzari.

La señora Polich  se mostró satisfecha y agradeció al Intendente por el reconocimiento dado que quedan pocos edificios de la época fundacional de la ciudad.

“Yo estoy pisando los 83 y recuerdo como era esta cuadra, cómo se trasformó y cómo cambió para que sea más linda la ciudad, pero ella queda (la casa) y nos enorgullece y a mi tío que es (el único que queda) esta casa que mandó a construir esto de mi abuelo José Pellizari, nunca cambiamos la fachada y es un orgullo para nosotros como familia pertenecer a un pedacito de la historia de la ciudad, así que ¡gracias!”, manifestó Ángela.

Por su parte el  Intendente, recordó también la llegada de los hermanos Bossio que se dedicaban a construir pozos de agua y terminaron instalando una estación de servicio a pocos metros de la emblemática casa.

“Cada una de estas propiedades que se fueron perdiendo a lo largo del  tiempo,  fueron deteriorando nuestra identidad.  Hoy agradezco a esta familia que nos haya permitido a los sáenzpeñenses que podamos tener una idea concreta y real de un edificio que vistió distinguidamente esta cuadra que se ha conservado tan bien, que la Municipalidad al otorgarle la protección patrimonial histórica ha intervenido para que se haya rejuvenecido y que tenga este aspecto tan lindo y bonito que distingue a la cuadra. Se suma, a través de esta placa de reconocimiento, a otros edificios que hemos rescatado”, señaló.

También lamentó que en aras del progreso mal entendido, Sáenz Peña perdiera muchos edificios históricos, emblemáticos, que por allí,  quien los destruyó  no valoró lo significa para la identidad de un  pueblo preservar estos bienes que forman parte de su historia.

“Hemos tratado de rescatar algunos de los que han quedado pero la lista, afortunadamente,  es bastante extensa que, con el consentimiento de los propietarios también vamos a identificar mediante  alguna placa. Algunos de ellos están muy bien  restaurados como el de la calle 19 entre 8 y 10. Lo importante es poder mostrarle a las generaciones que vienen como era el Sáenz Peña del pasado”, dijo.

El  mandatario local además  adelantó que la idea es poder instalar placas fotográficas en las esquinas históricas y reponerlas.

«Esta  historia de un Sáenz Peña  que se forma con la suma de las historias individuales  de cada una de las familias que vinieron, dieron lugar a esta convivencia hermosa que hemos tenido a lo largo de los años los sáenzpeñenses que pretendemos siga siendo una ciudad de hermanos, una ciudad de paz, de convivientes compartiendo un sueño y un anhelo común que es vivir en una ciudad cada vez mejor», manifestó el intendente.

Ciudad en continuo desarrollo

Por otro lado Cipolini aseguró estar convencido que el futuro de Sáenz Peña  es ilimitado, no tiene techo en materia  de desarrollo.

“Llegará en algún momento el gas, en algún momento el acueducto se terminará; en algún momento podremos contar con una autopista que nos una en principio a Quitilipi, pero soñando que concluya en Makallé para asegurar la vida y la actividad de los que permanentemente circulamos por ella. Un sueño compartido seguramente por todos ustedes es que tengamos vuelos regulares a través de nuestro aeropuerto que es  algo que a  los sáenzpeñenses y los centro chaqueños que nos está faltando para cerrar un círculo virtuoso que nos va a permitir comunicarnos en principio con Buenos Aires y bienvenidos serán después otros destinos pero que permita al turista, al viajero por  negocios, al viajero por estudios a la gente que viaja por necesidades vinculadas a la salud, ir y  venir rápidamente a Buenos Aires. Para eso estamos trabajando y esperemos que este hecho suceda en un tiempo no muy lejano » concluyó el intendente Cipolini.

Comentarios